Juegos de ninjas

Escrito por Juegodeninja 16-07-2014 en siempre. Comentarios (0)

Soy definitivamente cartaginés. De Cartago (hoy en Túnez), mezclado con griego y fenicio, amalgamado con romano, con unas gotas de árabe. Bien lo sé. Y absolut-amente (uupps, ¿en qué bebida estaría yo pensando?) mediterráneo. O sea, español de pura cepa, mestizo como todos.

Pero, a pesar de mi nick, lo que nunca soy ni seré es nada de ruso. Dockof no tiene nada que ver con gélidas estepas, ni con arrasadas tundras siberianas. Sólo es un capricho del destino, una casualidad reciclada de una canción nostálgica atrapada/abarloada en un puerto, que para mí viene a significar siempre la entrada del aire fresco exterior y el abrigo ante la inclemencia de la vida.

Hace ya bastantes años, Otis Redding cantaba una canción preciosa, “Sitting on thedock-of the Bay” (Sentado en el muelle de la Bahía). Aunque se refiere a la bahía de San Francisco, no entremos en su letra; es lo de menos. Más de uno de vosotros la conocerá por su aparición en TV en los anuncios de Larios, aquellos donde el cantante silbaba de forma inconfundible (Fuí-fui,fui-fu … ) y el sonido del mar le ponía el contrapunto a la hermosa música.

Como cualquier software informático que se precie, el de Juegos de ninjas blog no iba a ser menos, y para permitirme entrar en este Wonderful World, me exigió nombre de usuario (a más de otros requisitos), y yo recordé al viejo Otis, a su vieja canción (debe ser de antes del Diluvio) y su olor a viejo puerto marino también.

Y las cartas, de repente, estaban echadas. No me dejaron otra opción que rendir homenaje al intérprete de Dock of the Bay y de la intimista My Girl (Mi chica, casi nada, mi vida), y adoptar un trocito de su música rhythm & blues como nombre de amor y guerra.